EL TALLER COMPARTIDO

EL TALLER COMPARTIDO. PICASSO. FIN. VILATO. XAVIER

Editorial:
AJUNTAMENT DE BARCELONA
Año de edición:
Materia
Pintura y Escultura
ISBN:
978-84-947539-4-7
Páginas:
224
Encuadernación:
Rústica (Tapa blanda)
-5%
34,00 €
32,30 €
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta

La historia de esta exposición comienza en el taller de Lacourière-Frélaut. Aunque no es el primer taller en el que Picasso realizó grabados, es donde llevó a sus sobrinos Fín y Vilató en 1939 para iniciarlos en el arte del estampado. Es también el taller al que Vilató llevó a su hijo para, a su vez, introducirlo en el mundo del grabado.

Hoy ha desaparecido, pero el taller Lacourière-Frélaut sigue siendo el templo del grabado en París para varias generaciones de artistas, un lugar mítico en el cual se crearon auténticas obras maestras. Las obras de los cuatro artistas presentadas en esta exposición fueron realizadas o se imprimieron en este taller.

Hacer grabado, litografía o linograbado es para el artista un momento en el que el tiempo se transforma: debe salir de su taller para ir a trabajar con otra persona; debe esperar el tiempo que requiera cada técnica para dar resultado; por último, debe esperar a que el artesano con quien trabaja en ese taller colaborativo termine la impresión. De estas colaboraciones nacen obras únicas y singulares que no serían posibles sin este “paso a dos”.

En 1939 J. Fín y Vilató se encontraban entre los refugiados políticos españoles que acabaron en la playa de Argelès tras la debacle de la Guerra Civil Española. Su tío Picasso los ayudó a salir del campo de concentración y los llevó con él a París. Pasaron allí unos meses, antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial. Durante su estancia, Picasso los llevó al taller de Lacourière, donde los dos jóvenes artistas descubrieron la talla dulce, que ya nunca dejarían. Ambos realizaron allí su primer grabado, aunque solo se conoce el de Vilató (del cual existe una única prueba, aquí presentada), pues el de Fín se perdió. A su vez, el gusto por el estampado, por el tiempo compartido y por la habilidad magistral de los artesanos impresores le fue transmitido a Javier, hijo de Vilató y tercera generación de esta familia de artistas.

">