EL ORNAMENTO ES DELITO

EL ORNAMENTO ES DELITO. ARQUITECTURA MODERNA

Editorial:
PHAIDON
Año de edición:
Materia
Arquitectura y diseño
ISBN:
978-0-7148-7490-6
Páginas:
1680
Encuadernación:
Otros
-5%
39,95 €
37,95 €
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta

Phaidon publica un nuevo libro en el que se hace un recorrido por los iconos de la arquitectura modernista, desde 1920 hasta hoy.

“El ornamento que se crea hoy no tiene ninguna conexión con nosotros ni con nada humano, es decir, no tiene ninguna conexión con el orden del mundo. No es capaz de evolucionar”. Así de radical se mostraba Adolf Loos en su artículo Ornamento y Delito, publicado en 1908 y considerado como pieza indispensable para entender la arquitectura modernista. De este provocador texto, en el que el arquitecto austriaco propugnaba la eliminación de los recargados diseños de principios del siglo XX, toma su título el último libro de la editorial Phaidon, El ornamento es delito, en el que se recogen algunas de las edificaciones más representativas de este movimiento arquitectónico.

Editado por Matt Gibberd y Albert Hill, este libro no es un compendio enciclopédico en orden cronológico de los arquitectos modernistas y sus obras, pero sí es un ensayo visual que analiza los elementos distintivos de este tipo de arquitectura y su evolución desde la década de 1920 hasta la actualidad. Así, en sus más de 200 páginas podemos encontrar agrupadas por similitud estética construcciones de los considerados como “padres del modernismo”, como Le Corbusier o Walter Gropius, con otras contemporáneas de David Adjaye o Tadao Ando. A pesar de su distancia en el espacio y el tiempo en todas ellas se repiten elementos como la simplicidad, la linealidad y la pureza de las formas, confirmando la vigencia de las ideas que hace un siglo supusieron toda una revolución.

Todas las fotografías de El ornamento es delito están producidas en blanco y negro, dando homogeneidad al conjunto de obras y destacando los elementos distintivos del movimiento moderno, como las superficies y los volúmenes, además de resaltar los edificios frente a su entorno. Sin embargo, Gibberd y Hill no se quedan simplemente en el componente visual y complementan las imágenes con extractos literarios, citas importantes e incluso letras de canciones clásicas. Todo este material cimenta la narración y contextualiza lo que se muestra. Si, como Adolf Loos, eres de los que piensas que “el ornamento es una peste”, este libro es para ti.

">