300 AÑOS ANTES DEL COLOR

300 AÑOS ANTES DEL COLOR

Editorial:
GALOBART
Ano de edición:
ISBN:
978-84-124999-0-2
Páxinas:
912
Encadernación:
Tapa dura
-5%
26,95 €
25,60 €
IVE incluído
En stock
Añadir a la cesta

Libro de 912 páginas: una edición facsimilar a tamaño real de su original “Traité des couleurs servant a la peinture a l’eau” de A. Boogert; limitada a 4.898 ejemplares.

Estas guías de color conocidas y muy utilizadas en el mundo del diseño son un “must” que además ha logrado colarse en el universo creativo variando y jugando con modelos cada vez más sorprendentes. Lo que muchos desconocen es que la primera guía Pantone fue creada por un artista holandés. A. Boogert escribió en el año 1692 una obra detallada en la que presentaba en acuarela los colores y sus escalas, descubriendo al mundo los matices de los mismos al mezclar unos con otros.

Tan sólo existe un ejemplar de este sensacional y avanzado tomo en la Bibliothèque Méjanes en Aix-en-Provence, Francia.

Este libro de 912 páginas es una edición a tamaño real de su original “Traité des couleurs servant a la peinture a l’eau” de A. Boogert; una edición única de 4.898 ejemplares numerados. También incluye unos prólogos donde reconocidos artistas del mundo de la moda, el diseño y la arquitectura, como el fallecido Alberto Corazón, Tomás Laso y Teresa Sapey, participan con textos de acompañamiento, incluyendo su perspectiva personal del mundo Pantone y cómo afecta el mismo en sus respectivas profesiones.

Una oda al Pantone: la guía de color esencial en el universo de la creatividad y el diseño cuyo uso ha traspasado siglos para seguir siendo una herramienta fundamental en la era contemporánea.

A. Boogert escribió en el año 1.692 una obra detallada en la que presentaba en acuarela los colores y sus escalas, descubriendo al mundo los matices de los mismos al mezclar unos con otros, adelantándose 300 años al famoso PANTONE Tan sólo existe un ejemplar de este sensacional y avanzado tomo en la Bibliothèque Méjanes en Aix-en-Provence, Francia. Y esto es así, porque en 1692 la imprenta todavía no contaba con la tecnología necesaria para imprimir un tratado de este tipo. Habría que esperar otros cien años para que pudiera ser reproducido con algo de fiabilidad, a través de la litografía.

">