ESO NO ESTABA EN MI LIBRO DE HISTORIA DEL BALLET CLÁSICO

ESO NO ESTABA EN MI LIBRO DE HISTORIA DEL BALLET CLÁSICO

Editorial:
ALMUZARA EDITORIAL
Ano de edición:
Materia
Música
ISBN:
978-84-1131-949-2
Páxinas:
304
Encadernación:
Rústica con solapas
-5%
19,00 €
18,05 €
IVE incluído
En stock
Añadir a la cesta

¿Sabías que el gran Sergéi Diaghilev, impulsor de los Ballets Rusos, se atrevió a decirle al mismísimo Alfonso XIII que ambos eran imprescindibles, a pesar de no hacer nada? ¿Y que el bailarín Rudolf Nuyerev aprovechó una gira por París para desertar de la Unión Soviética, puesto que, si regresaba a Rusia, lo matarían debido a los rumores sobre su homosexualidad? ¿Quedó contento Tchaikovsky con la partitura de «El lago de los cisnes»? ¿Cuál fue el motivo por el que la bailarina Margot Fonteyn se retiró con sesenta años y no antes? ¿Por qué Degas dedicó toda una colección de cuadros al mundo de la danza clásica? ¿Qué relación guarda Picasso con el «ballet»? ¿Qué tuvieron que ver unas monjas un poco transgresoras en el origen del «ballet» romántico? ¿Cómo un bailaor de flamenco, un mero autodidacta, acabó convirtiéndose en una de las primeras figuras de los Ballets Rusos y su obsesión por ellos lo llevó a la locura? ¿Por qué se bautizó a un tipo de postre con el apellido de una famosa bailarina? ¿En qué suceso se vio envuelto en España el coreógrafo Marius Petipa, que tuvo que salir huyendo del país?

El «ballet» clásico no es solo una disciplina, sino un arte, la expresión del alma de una persona a través del movimiento. Un tipo de danza basada en el control absoluto del cuerpo y el dominio de la técnica capaz de crear una estética impecable que generalmente se ha relacionado con la identidad de la mujer, a pesar de que, hasta el siglo XIX, eran los hombres los que interpretaban los grandes papeles, los masculinos y los femeninos. Hablamos de la época en la que los vestidos y el calzado eran auténticos hándicaps para ejecutar un paso de baile en condiciones. De aquellos años hoy sólo han quedado los nombres de los ejercicios. Los vestidos se acortaron, las mujeres se subieron a las puntas, los hombres se convirtieron en el apoyo indispensable de la bailarina… Y entre bambalinas, todo un ejército de compositores, coreógrafos, diseñadores de vestuario y decorado y empresarios que hicieron girar su vida en torno al «ballet» y escribieron su historia; una historia que hoy nos plantea numerosas preguntas. De algunas de ellas tratará de dar respuesta este libro. Pero mejor será adentrarnos en sus páginas y empezar a leer. El mundo del «ballet» te espera.

">